martes, 14 de mayo de 2013

VIDEO KILLED THE RADIO STAR. ¿LA JUSTICIA PUEDE SER VIRTUAL?.

            El título lo he tomado prestado de una vieja canción (de 1979), famosa por ser el primer videoclip emitido por la MTV (en el año 1981). La canción habla del declive de una vieja gloria de la radio musical, que se siente destruida por el auge de los videoclips. Os dejo el enlace de  You tube por si queréis conocerla o recordarla

de radio            Y es que eso se pensaba en aquélla época: los videoclips, las imágenes,  relegarían la radio a la emisión de debates y noticias, desapareciendo todas las cadenas dedicadas a la música o, cuanto menos, a la música más moderna. Algun@s os acordáis de esto ¿verdad? (vaaaale, yo también me acuerdo).

           

             Pero ésta tan agorera profecía no se ha cumplido: la radio musical sigue aquí  y conviviendo en perfecta armonía con videoclips, you tube,…. A decir verdad, podemos decir que ambos medios (sólo sonido y sonido+imagen) se complementan a la perfección: ¿Qué fue primero el you tube del  “Gangnam style”   o su emisión en radio?.Y también al contrario: muchos locutores de radio recomiendan  el videoclip de tal o cual canción que acaban de emitir.

            Toda esta parrafada viene a cuento porque hoy he estado hablando con varios  compañer@s  abogad@s sobre si el mundo 2.0 va a terminar incidiendo de pleno en la justicia, si vamos a terminar celebrando los juicios por skype, por chat,…..….

            En la conversación tod@s  l@s presentes hemos concluido que el 2.0 ya es una realidad no pasajera, que está presente en todas nuestras acciones y que debemos aceptarlo así  (¡¡¡qué videncia tenemos¡¡¡).  Pero la duda es ¿matará el mundo virtual  al no virtual en lo que se refiere a la administración de justicia o ambos mundos acabarán conviviendo pacíficamente?.

            No podemos olvidar que ya hay muchos trámites relacionados con el mundo de la abogacía que realizamos en línea, virtualmente, con innumerables ventajas (principalmente ahorro de tiempo y recursos, inmediatez, almacenamiento, evitamos desplazamientos innecesarios, …..).

            Pero hay cosas que  -sinceramente-  aún no veo cómo se pueden realizar en la red; o no sé que ventajas tendría llevarlas al mundo virtual. Igual que, en otros casos, creo que la   “virtualización”   puede causar más perjuicios que beneficios.

            Es muy cómodo hablar con tu cliente por Skype o videoconferencia; de acuerdo.  No obstante  ¿no prefieres que al menos el primer contacto sea en persona para hacerte una idea mejor de cómo es?.  A lo mejor a mí me pasa esto porque también me dedico a los Recursos Humanos y considero fundamental la entrevista personal.

            Y hablemos de los jueces, fiscales, funcionarios, compañeros,…. ¿a qué saber de que pié cojea cada un@ nos otorga una cierta seguridad,  nos ayuda a enfocar el asunto de una u otra manera?.   “Al del Penal X le encanta que se pacte antes de entrar en sala, pero el del Penal X+1 es inflexible en materia de alcoholemias”.  ¿Nos reconocemos en estas frases?.

            Es cierto que  en el caso de jueces y juezas,  podemos (y solemos) acabar conociéndol@s  fundamentalmente por sus resoluciones, y estás rara vez se pronuncian en presencia de  las partes.

            Pero yo me refiero a todo el camino anterior a esa resolución. No concibo que los juicios (ni siquiera los actos de conciliación previos o las sesiones de mediación) puedan celebrarse sin que todos los implicados estén presentes físicamente en el mismo espacio. Se perdería inmediatez, se podrían crear situaciones de indefensión  (para ambos casos, pensad por ejemplo en un fallo de conexión); se estaría cosificando a las partes; caeríamos en una deshumanización de la institución, .….

             Y aún es peor en los juicios con tribunal del jurado: ¿sería lo mismo a través de una pantalla de un ordenador que teniéndolos físicamente delante?. ¿Podríamos observar y estudiar sus reacciones de la misma manera? ¿Seríamos capaces de influir en su convencimiento de igual forma?.

            Llamadme anticuada, romántica, idealista,…. pero no soy capaz de ver las ventajas de una “vista virtual”.

            Por tanto, voto por la convivencia perpetua y pacífica: bienvenido el mundo virtual para las gestiones de mero trámite, para el papeleo. Pero  ¡¡¡por favor¡¡¡,   quédate mundo real  para todo (o casi todo) lo demás.